Voces indígenas en la COP28: “Imploramos a toda la humanidad que se una con un objetivo único: declarar, ‘Ya es suficiente'”

Tres miembros de la Delegación de la Comunidad de Primera Línea (FCD), María Pedro de Pedro, Briseida Iglesias López de Guerrero y Maricela Fernández Fernández, arrojan luz sobre las realidades urgentes enfrentadas por quienes están más directamente afectados por el cambio climático. Sus historias revelan no sólo los desafíos, sino también la resiliencia y las soluciones encontradas dentro de las comunidades de primera línea. By Climate Champions | December 11, 2023

Briseida Iglesias López de Guerrero, Fundadora de la Red de Mujeres Bundorgan de Panamá

Mi nombre es Briseida Iglesias López de Guerrero, indígena de Panamá, dispuesta a compartir un mensaje crucial sobre el cambio climático. En las islas costeras de Panamá, las comunidades indígenas han observado cambios sin precedentes, particularmente con las mareas crecientes. Nuestros ancianos transmiten mensajes del Creador instándonos a despertar y reevaluar nuestro trato a  la Madre Tierra. El cambio climático no solo afecta las mareas, sino que también impacta significativamente nuestra salud.

La base de nuestra alimentación, extraída de la Tierra, se está reduciendo, afectando nuestra capacidad para cultivar y producir alimentos nutritivos, lo que deterioranuestra salud en general. Esta transformación no solo afecta a los humanos, sino que se extiende a todo el planeta, influyendo en aspectos que van desde la salud hasta la educación y la sociedad. Las comunidades indígenas poseen soluciones, y es imperativo identificarlas e implementarlas.

Propongo una solución, una que los pueblos indígenas han identificado. La clave radica en la responsabilidad personal. Cambiando nuestra ecología interna, examinando nuestros pensamientos y comprendiendo las consecuencias de nuestras acciones, podemos contribuir a la solución. Cada persona representa un eslabón en el universo, similar a como los componentes del cuerpo humano simbolizan elementos de la naturaleza. Al cuidarnos nosotros mismos, contribuimos al cuidado de la Madre Tierra y a la mitigación de los efectos del cambio climático.

En segundo lugar propongo, es hora de plantar el árbol curativo a lo largo de la orilla del río. Es hora de pasar a la acción, no solo hablar de tecnología. Incluso con el apoyo de inversionistas y capitalistas, necesitamos el conocimiento humanosobre la lucha contra el cambio climático para educar a niños y comunidades sobre como plantar los  árboles a lo largo de las riberas de los ríos.

El árbol curativo crece lentamente, con resultados que no son inmediatamente visibles. No resolveremos nada en dos años ni siquiera el próximo año. Al dar vida a un árbol, podemos cambiar nuestra forma de vida. Es crucial luchar contra el cambio climático nosotros mismos y no depender únicamente del gobierno. Somos los creadores de nuestro propio universo, y por ende, debemos cuidarnos a nosotros mismos.

No cambiaremos la política de un país; pero si podemos cambiarnos a nosotros mismos. No esperes a nadie; somos nosotros quienes debemos luchar para poner fin al cambio climático. La medicina del mañana serán los árboles. Cuando vayas al hospital, y te digan que lleves un abanico; planta un árbol en tu casa. Debemos unirnos con una sola idea y luchar por despertar a la Tierra, y entonces veremos la cara de la Madre Tierra sonriendo de nuevo. Si no lo hacemos, gradualmente el mundo se nos escapará.

¿Por qué comparto esto? Porque hay soluciones, y la solución somos nosotros mismos, la humanidad. Despierten, hermanos y hermanas.

Me gusta hablar en metáforas, como dicen nuestros abuelos: “Si no buscas el pasado, no veremos el futuro”. ¿Por qué no cortaban árboles nuestros abuelos? Porque hay árboles sagrados que sustentan la vida. Estos árboles son hábitats para pequeños animales que vuelan; también son hijos de la Tierra. No se puede cortar todo el árbol; se hace con tiempo y con previo aviso, respetando los ciclos naturales. Las gotas de la lluvia indican el momento de plantar maíz cuando la Madre Tierra está en Yang.

Cuando vemos un arco iris en el cielo, la Madre Tierra está en plenitud, y es el momento de plantar árboles frutales. El silbido de la cigarra anuncia la lluvia inminente. Los sonidos de animales en el cielo advierten de los momentos de siembra y cosecha. Todo está en orden.

Aunque nuestros abuelos no estaban familiarizados con la tecnología y nunca hablaron lenguajes occidentales, impartieron una educación popular arraigada en nuestro idioma Kuna. Nos inculcaron un amor por la tierra, el respeto por la Madre Tierra y la importancia de vivir como sus guardianess.

En la aldea de Kuna Yala, no hay mercado para la venta; intercambiamos semillas entre aldeas, compartiendo recursos cuando un hermano lo necesita. Esto es memoria ancestral, un registro de las tradiciones de los pueblos indígenas.

Debemos mirar al pasado y al futuro a la vez, porque si no lo hacemos, ¿quién aprenderá del pasado? Los jóvenes. Todavía tenemos abuelos que poseen conocimientos valiosos. Cuando comenzo el cambio climático, nos advirtieron de los problemas, y en los cuatro puntos cardinales, animales como el águila, la pantera negra y la cayena significan las fuerzas sustentadoras de la Madre Tierra.

Estos animales se han despertado, como decían nuestros abuelos. Las tormentas y los desastres son el resultado de perturbar la armonía de la Madre. Si no reconocemos el pasado, el calor y el cambio climático que sufrimos, persistirá.

¿De dónde vienen las vitaminas? No solo de las piedras sino también de los árboles. Como pueblos indígenas, consumimos directamente de la naturaleza, resolviendo problemas con los regalos de los árboles. Nosotros, como pueblos indígenas, hemos cometido errores, pero también somos la solución. No culpemos a una persona; todos hemos cometido errores.

Fallamos al ver a nuestra Madre, presenciando las consecuencias. Es hora de asumir la responsabilidad yde elevar a nuestra Madre tantas veces como sea necesario. Aunque el mundo ya meescuche y aunque las regiones me escuchen, lo diré mil veces: Despierten, todos. Encontremos juntos la hermosa cara de la Madre Tierra porque todos somos sus hijos.

Briseida Iglesias nació en Gunayala el 2 de septiembre de 1955, de padres tradicionales. Es una conocedora de la historia y las culturas ancestrales, especializada en el origen de la mola (arte textil tradicional). Es la fundadora de la Red de Mujeres Bundorgan.

Maricela Fernández Fernández, Presidenta de la Asociación de Mujeres Kábata Könana de Costa Rica

El cambio climático provoca inundaciones, variaciones de temperatura y patrones climáticos impredecibles, perturbando los sistemas de producción tradicionales y causando daños y pérdidas significativas, afectando tanto a grandes industrias como a pequeños territorios indígenas. En respuesta, las comunidades indígenas están activamente involucradas en rescatar semillas nativas, recuperar semillas resistentes y restaurar bosques para mitigar los impactos del cambio climático en la agricultura y el medio ambiente.

A pesar de los esfuerzos continuos de las comunidades indígenas para proteger y conservar sus territorios, las acciones de las grandes industrias contribuyen persistentemente a la contaminación. Los pueblos indígenas se esfuerzan por crear un entorno más saludable, reconociendo la interconexión de la naturaleza y la necesidad de acción colectiva. Nuestro mensaje entregado en la COP enfatiza la importancia de la unidad, instando a países, organizaciones, instituciones, territorios indígenas, pueblos, ONG y personas de todo el mundo a colaborar y encontrar soluciones.

Los pueblos indígenas, aunque a veces no sean expertos en política o estructuras técnicas, son profesionales en defensa del medio ambiente. Nuestro conocimiento, transmitido por nuestros ancestros, nos enseña a vivir con la naturaleza y respetarla.

Donde vivimos, no podemos desviar un río ni perturbar la naturaleza porque volverá a su curso. No podemos jugar con la naturaleza; debemos tener respeto mutuo y conexión. Los pueblos indígenas respetan el bosque, la naturaleza y la biodiversidad.

Pedimos detener la deforestación, abordar urgentemente la contaminación de los ríos y frenar la explotación minera. La promoción de la biodiversidad, la protección de las semillas nativas y la adopción de prácticas agrícolas sostenibles son componentes cruciales. La soberanía alimentaria, guiada por el conocimiento ancestral, es una estrategia clave ante el cambio climático. Rechazamos las semillas transgénicas y promovemos semillas resistentes al cambio climático. Las mujeres contribuyen activamente al rescate de la agricultura, desempeñando un papel fundamental en la adaptación al cambio climático, la soberanía alimentaria y la preservación del conocimiento cultural y del idioma.

En nuestro territorio, nos regimos por nuestros planes. Es una sabiduría, una identidad que nos identifica. Todo el conocimiento y las prácticas en nuestro territorio no pueden ser desatendidos. Debemos mejorar, rescatar y fortalecer este conocimiento que proviene de la base. No lo aprendemos en escuelas o universidades; lo aprendemos de nuestros portadores de conocimiento, los ancianos, los ancestros que han dejado este conocimiento durante miles de años. Salvaguardar este conocimiento es la mejor solución para combatir el cambio climático.

Maricela Fernández Fernández actualmente se desempeña como Presidenta de la Asociación de Mujeres Kábata Könana, una red de más de 200 familias en más de 15 comunidades centrada en el desarrollo económico, social y ambiental. La Asociación lideró la iniciativa “Tejedoras de Conocimiento” para rescatar semillas nativas y prácticas agrícolas tradicionales. Fernández también es la portavoz de la Asociación para el Desarrollo Integral del Territorio Indígena Cabécar de Talamanca, representante de las Mujeres Cabécar en el Foro Nacional de Mujeres Indígenas y traductora de las mujeres Cabécar en la defensa de sus derechos. Lideró el proceso de creación de protocolos comunitarios para el cuidado del COVID-19 en su territorio. Obtén más información: https://www.alianzamesoamericana.org/en/kabata-konana-indigenous-womens-association-receives-prestigious-equator-prize-from-united-nations/

Maria Pedro de Pedro, Representante de la Asociación de Mujeres Eulalenses para el Desarrollo Pixan Lonob’ (Amedpik) de Guatemala

Las consecuencias globales del cambio climático nos están afectando envarios niveles, comprometiendo desde países enteros hasta comunidades locales. Estamos siendo testigos de los efectos devastadores de las sequías, incendios forestales, inundaciones y otros desastres, que llevan a la escasez de agua, pérdida de actividades agrícolas y daño a nuestro entorno natural.

Específicamente, las mujeres se ven afectadas de manera desproporcionada por estos cambios. Carecemos deal agua para nuestras actividades domésticas en el hogar, y no podemos dedicarnos a  nuestras actividades agrícolas. ¿Cómo podemos irrigar cuando las fuentes de agua están desapareciendo debido a incendios forestales, que también dañan los árboles? Los deslizamientos de tierra durante desastres naturales no solo impactan nuestras actividades productivas, sino que también destruyen los jardines familiares fundamentales para el sustento de la comunidad. La pérdida de producción agrícola durante estos eventos es una preocupación apremiante.

Como individuos profundamente conectados a la Tierra, reconocemos la necesidad urgente de abordar las causas del cambio climático. Mientras la mitad de la Madre Tierra está protegida, la otra mitad enfrenta desobediencia por parte de aquellos que contribuyen a la degradación ambiental. Nosotros, como verdaderos portavoces de nuestras comunidades, estamos dedicados a proteger nuestros bosques, recuperar nuestra flora y fauna y nutrir a la Madre Tierra. A pesar de nuestros esfuerzos, las acciones de otros continúan causando daño, afectando no solo a una comunidad, sino a todos nosotros en la Tierra.

Extendemos una invitación a todos para escuchar el llanto de la Madre Tierra, que se está calentando y ardiendo. Debemos trabajar juntos para restaurar y preservar nuestro planeta. Como pueblos indígenas, exigimos el fin de la deforestación, la contaminación de los ríos, la explotación minera, las monoculturas y los proyectos industriales perjudiciales. Las agroindustrias están afectando negativamente a la Madre Tierra, y rogamos a toda la humanidad que se una con un solo objetivo: declarar “¡ya es suficiente!”. Las consecuencias del cambio climático están causando estragos en la humanidad, perturbando nuestros sistemas alimentarios y causando destrucción generalizada.

Las comunidades indígenas están desempeñando activamente su papel en la protección y conservación del medio ambiente. Servimos como guardianes de nuestro entorno, preservando semillas nativas que constituyen nuestros auténticos sistemas alimentarios. Los proyectos de monocultivo finalmente dañan a los microorganismos de la Madre Tierra. Unamos fuerzas para lograr un cambio positivo y declarar colectivamente que ‘ya es suficiente’.

Maria Pedro es una líder indígena que promueve la agroecología desde su familia, como productora de vegetales y hongos ostra. Es representante de la Asociación de Mujeres Eulalenses para el Desarrollo Pixan Konob’ (AMEDIPK), donde ha estado promoviendo el fortalecimiento de prácticas agrícolas agroecológicas basadas en el conocimiento ancestral maya durante 15 años. También forma parte de la Radio Comunitaria Snuq’ Jolom Konob, con un periodo de 17 años de servicio ad honorem. Es expresidenta de la Asociación Forestal Comunitaria de Guatemala Utz Che’, una asociación civil formada por organizaciones comunitarias dedicadas al manejo sostenible de sus recursos naturales y fue galardonada con el Premio Ecuatorial por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

READ IN ENGLISH HERE

Nature & Land Use

Indigenous voices at COP28: “We implore all of humanity to unite with a single objective: to declare, “Enough is enough”

Three members of the Frontline Community Delegation (FCD), Maria Pedro de Pedro, Briseida Iglesias Lopez de Guerrero, and Maricela Fernández Fernández, shed light on the urgent realities faced by those most directly impacted by climate change. Their stories reveal not only the challenges but also the resilience and solutions found within frontline communities.

Nature & Land Use

List of signatories of the Food Systems to Call to Action

4SD foundation Abdul Latif Jameel Water and Food Systems Lab (J-WAFS), Massachusetts Institute of Technology Access To Nutrition Initiative (ATNI) ADM Capital Africa Centre for Sustainable and Inclusive Development African Climate Foundation Agroecology Coalition Agroecology Fund AGROPECUARIA LA CRIOLLA S.A. Aleph Farms AMAGRO A.G. Aquatic Blue Food Coalition Asia Investor Group on Climate Change B […]

VIEW MORE